Radiohead vuelve a la carga

Radiohead son la piedra en el zapato de la industria discográfica. Ya durante su carrera habían apuntado maneras negándose a tocar en directo la canción que les había llevado a la fama, cargando en sus letras contra el sistema imperante basado en la productividad, o proponiendo como single de su tercer disco un tema de 6:24 que desbarataba todo el planning de rotación de la MTV.

La cosa fue a más con su último disco de estudio. In Rainbows fue lanzado a través de su página de internet y se podía descargar pagando solo la voluntad. Con ese movimiento, que a ojos de muchos parecía uno de los más descabellados suicidios comerciales en la historia del pop, Radiohead consiguieron cumplir todos los objetivos de su intrincado plan. 1-Hacer reflexionar al consumidor sobre el valor de la música. 2-Generar tantísimo revuelo mediático que el éxito estuviese garantizado. 3-Dejar en ridículo a la industria discográfica.

Pues bien, en la actualidad las cabecitas pensantes de Radiohead ya están tramando una nueva estrategia con la que poner patas arriba el mundo de la música. Se trata de mandar al traste el formato de disco tal y como lo conocemos. Un formato LP “larga duración” que viene dado por la capacidad de almacenaje del soporte CD-ROM y que se ha convertido en una convención que Radiohead reclaman como absurda. ¿Quién ha dicho que la música hay que venderla en packs de 12 canciones? ¿Qué pasa si la vendemos en packs de 6, de 4, o directamente por unidades? Esa pregunta que los solteros a quienes caducan huevos y yogures en la nevera han obligado a formularse al gran consumo todavía no se había planteado en el mundo de la música, y quizás ya venía siendo hora…

Así pues, la banda de Oxford ha dicho por activa y por pasiva que su nuevo trabajo discográfico no respetará el formato tradicional y que compondran temas que empaquetaran a su gusto cuando les venga en gana, pero que seguramente el formato elegido será el de EP, es decir, medio disco (de 4 a 6 temas).

Si ese modus operandi fuera una unicidad excéntrica e irrelevante seguramente se quedaría solo en eso, el problema es que con Björk en horas bajas y Cold Play pasados hace años al lado oscuro, Radiohead son la banda más influyente del indie a nivel global y cualquiera de sus movimientos marca la misma tendencia que el nuevo estilismo de Kate Moss o Rachel Bilson en lo que a moda se refiere.

Desde el bando del distribución comercial ya hace tiempo que iTunes está erosionando al LP con su venta a despiezada, pero si ahora Radiohead se les suman e inicia la cruzada desde el bando de la creación la pinza que hagan entre los dos puede resultar del todo asfixiante para el formato.

Veremos que pasa. De momento aquí va uno de los nuevos temas en solitario del líder de Radiohead y auténtico Nerón del cotarro discográfico, el bueno de Thom Yorke.

Anuncios

2 comentarios

  1. Yo entiendo a las discográficas: organizaciones empresariales burocratizadas en manos de empresarios de la generación del Baby Boom que saben que se va a ir al traste su negocio y cuya única preocupación es que para cuando eso pase ellos ya estén prejubilados.

    Soy muy radical en esto: no hay posibilidad de regeneración, simplemente habrá extinción de los que no logren adaptarse.

    • Amen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: