El Melbourne que viene

Casi como en la antigua Grecia en la actualidad vivimos el auge de las nuevas ciudades. Las polis postmodernas son núcleos de la creación, locomotoras de la vanguardia, y las auténticas puntas de lanza de la sociedad globalizada. Todo empieza de forma casi espontánea, de repente nace una generación de artistas especialmente dotada, un alcalde intrépido, un carácter cívico tolerante, un clima apropiado, una ubicación geográfica propicia, y la combinación de esas variables hace de la metrópolis un verdadero foco de progreso.

Eso es precisamente lo que está ocurriendo en Melbourne.

La capital del estado australiano de Victoria llamó por primera vez mi atención al precatarme del ingente numero de nuevas bandas procedentes de la ciudad del Yarra. Su estilo no solo no era nada provinciano, sino que estaba totalmente alineado con la misma macro tendencia musical de hibridación de rock y electrónica que impera en las escenas más cool de Londres y París (Bangerismo). La ristra de nombres era casi infinita: Cut Copy, LadyHawke, Midnight Juggernauts, The Pressets, Bag Raiders… La mayoría de ellos cobijados bajo el seno de Modular, un sello independiente de estética parecida al francés Kitsune. Además la recurrencia con que los artistas de la ciudade copaban las páginas de los mejores blogs y revistas musicales era más que sospechoso, así que, tras un rápido fisgoneo por los myspaces de las bandas que constató el alto nivel de endogamia entre ellas el diagnóstico estaba claro: La escena musical de Melbourne era real, relevante y cada vez más notoria.

El segundo indicio que me llevó a pensar que algo estaba sucediendo en la ciudad fue descubrir que, muy recientemente, su gobierno metropolitano había rediseñado por completo su imagen gráfica creando un logo polivalente y vanguardista que haría sonrojar por recatada y mojigata a la B de Barcelona. La de Melbourne es toda una señora campaña de comunicación y branding ejecutada de manera impecable por la agencia Landor.

La curiosidad había llegado demasiado lejos así que empecé a recopilar información sobre la ciudad de forma sistemática. Descubrí que Melburne es el puerto más grande de Australia y su población un cocktail multiétnico de ingleses, italianos, vietnamitas, griegos, indios y chinos. Fue pionera en el reconocimiento institucional del graffiti como forma de arte urbano, y sus calles están repletas de teatros, restaurantes, galerías de arte, bares y show rooms de moda. También representa un importante centro industrial tecnológico y financiero para Asia y el Pacífico. En resumen, la ciudad cuenta con unos niveles tan altos de talento, tolerancia y tecnología, que arrancarían lágrimas  de emoción al gurú de las ciudades emergentes Richard Florida, y harían de Melbourne el paraiso de su Creative Class, o el walhalla de los BoBos de David Brooks.

Puede que a Nueva York y Londres les queden todavía algunos años como capitales culturales del mundo, pero cuidado porque la lucha en segunda línea revela un Tokyo en racha, un Shangai imparable, un San Francisco peleón, un El Cairo pletórico, y un Melbourne emregente que va a dar mucho que hablar en el futuro.

Os dejo en manos Midnight Juggernauts que, como no, son de Melbourne, que acaban de sacar nuevo single, y que narices… ¡Que me encantan!

Anuncios

Una respuesta

  1. Aleix, Temper Trap parla de Melbourne a Hoy Empieza Todo de R3.

    El podcast —>
    http://www.rtve.es/mediateca/audios/20090617/entrevistas-acusticas-the-temper-trap-hoy-empieza-todo/526816.shtml

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: