Am Appy Hipster

Pantalones pitillo, leggings de spandex, camisas de franela, grandes gafas sin cristal, mini cintas para el pelo, calcetines de deporte subidos asta las rodillas… Todos estos elementos forman parte del uniforme de una nuevo segmento urbano merecedor del más concienzudo análisis socio-estilístico. Se trata de los hipsters, un ejército de jóvenes veinteañeros que invaden los ambientes alternativos de las capitales de occidente.

Su estética es una amalgama de los signos de identidad más característicos de cada movimiento contracultural de los últimos tiempos. Es ese collage de elementos lo que les convierte en la youth movement postmoderno por antonomasia.

Su socialización mezcla el espacio real con el virtual, tan importante es dejarse ver por el último club de moda como publicar las fotos del evento en Facebook, y anunciar lo increíble que fue la fiesta en Twitter. Con esa doble vía de relación en que no hay que esperar al fin de semana para hacer vida social, la escena se refuerza creando jerarquías de popularidad e incluso pequeños star systems locales. A diferencia de lo que pasa en otros circuitos se puede ser una celebrity hipster sin ser músico ni dj. Para una personalidad carismática que desprenda un halo de aspiracionalidad que encandile al resto la fama esta servida.

La nostalgia vuelve a ser la macro tendencia escondida en el rincón del inconsciente donde residen las predisposiciones estéticas. Así pues un reloj de pulsera Casio, las Nintendo de 8 bits, o aquellas Reebook de Pum antaño deseadas, tienen la carga semántica necesaria para ser exhibidas en un acto de reivindicación de la propia infancia. Si tuviesen portavoz proclamarían a los cuatro vientos “Nuestra estética no se basa en la percepción de poder adquisitivo que transmiten las prendas que llevamos, ni en el lujo, ni en parecer malignos, tristes o peligrosos. A nosotros nos gusta la autenticidad, y no hay nada más auténtico que nuestros propios recuerdos”.

Pero no tienen portavoz, ni les gustaría tenerlo. De hecho no se reconocen a sí mismos como grupo, una característica muy curiosa si tenemos en cuenta el sentimiento de auto pertenencia de punks, rapers, skin heads, y heavys. La respuesta a esa particularidad es el individualismo y la búsqueda de la originalidad, elementos que encontramos en el código genético de los hipsters y denotan la alta influencia en ellos del sistema moda. Algo que a ojos de Lipovetsky también sería señal inequívoca de su naturaleza marcadamente posmoderna.

Hay quien les critica por ser una de las primeras tribus seducida por las mieles del consumo ya que no tienen ningún reparo en asociar su estética con marcas, siempre que estas creen líneas de producto especialmente inspiradas en ellos. Seguramente Jurgen Habermars diría que los hipsters son la encarnación del último estadio del capitalismo por su vinculación y dependencia de las commodities, la moda y los media. Pero en realidad los hipsters son solo una condensación de las características y hábitos de consumo actuales. Unos heavy users del presente que bien pueden servir como banco de pruebas de la sociedad globalizada. Estudiarlos es una garantía de éxito para descubrir las nuevas tendencias con muchas porobabilidades de convertirse en futuras modas de masas.

El fundador de American Apparel, Dov Charney fue uno de los primeros en ver el nacimiento de ese grupo y las oportunidades de negocio que de él se derivaban. Para satisfacer sus necesidades Dov no se limitó a copiar las prendas insignia del segmento sino que se convirtió en un hipster más.

En la actualidad la integración estética entre American Apparel y los hipsters es tal que cualquier nueva prenda de la marca pasa a formar parte del catálogo estético de la tribu. Si a esto le añadimos unos tintes eco-sociales y una comunicación de marca basada en una brutal carga erótica tenemos una propuesta de negocio absolutamente ganadora. No en vano las tiendas están colonizando los mejores localizaciones de las principales ciudades de Estados Unidos y Europa.

Hablaré más de Am Appy (termino del slang hipster para referirse a la marca) pero de momento volvamos a los hipsters.

Toda buena tribu urbana que se precie tiene un estilo musical asociado, y los hipsters no son distintos en este punto. Como son el eclecticismo personificado que tal si mezclamos electrónica con rock, le damos unas pinceladas de hip hop, algo de actitud punk, lo espolvoreamos con el disco de los 80’s i 90’s y agitamos la coctelera… Eh voila. Ya tenemos el estilo musical genuinamente hipster. El sello francés Ed Banger es el que ha sabido encarnar de una forma más nítida todos esas influencias musicales convirtiéndose en un verdadero icono del hipsterism.

Para terminar este post de forma que queden todos los cabos bien atados os dejo con un recientísimo videoclip de Uffie, una de las artistas que milita en las filas de Ed Banger. En él podréis ver un decálogo de estética hipster en movimiento, con ese toque sexy tan American Apparel.

Anuncios

8 comentarios

  1. oye! en serio!!! me encanta!!
    los analisis que haces de lo que sea son simplemente geniales, inteligentes y, a la vez, divertidos!
    este analisis de los hipsters está increíble!!!

    te puedo pedir autorización apra pasarlo al inglés publicarlo en mi blog bajo tu nombre (claro)?

    ah! mira este blog: http://www.latfh.com/
    son fotos de hipsters! es increíble! para reír hasta llorar!

    • Muchas gracias Susa,

      Me he vuelto loco buscando fotos para ilustrar el post! Que bien me hubiese ido laftg.com

      Puedes traducir todos los posts que quieras! Pasame el texto luego, y así lo guardo en mis archivos!

      Un abrazo y a ver si nos conocemos pronto!

      • dame tu mail para que te envie el texto traducido!

      • Te he dejado el mail en el grupo del facebook!

        Muchas gracias por la traducción! Me gustaria colgarla por el blog pero no se donde… buscare!

        Keep on touch!

  2. Gran trabajo!! Me han gustado mucho las menciones a Lipovetsky y Habermars… Sólo te faltaba Vattimo y ya tenías la Santísima Trinidad.

    En serio, me ha gustado mucho. Si yo fuera una marca española de ropa me leería muy atentamente este post!!

  3. congrats Aleix, molt bon post 🙂

  4. Muy bien hecha tu descripcion de esta tribu urbana de la que uno no sabe bien si forma parte o no, pero me ha gustado mucho eso que decis que “no hay nada mas autentico que nuestros recuerdos”. Entonces, somos unos melancolicos?. No importa, muy buen articulo

    • Muchas gracias,

      No somos melancólicos, solo nos gusta decorar nuestro presente con elementos que nos hicieron felices en el pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: